sindrome-del-impostor

Síndrome del Impostor

5/5 - (23 votos)

El término síndrome del impostor se dio a conocer en 1978 por dos destacadas psicólogas clínicas llamadas Pauline Clance y Suzanne Imes.

Tras muchos años trabajando con mujeres que tenían un historial académico y laboral brillante descubrieron que todas ellas tenían algo en común.

Estas mujeres sentían que no habían cosechado éxito alguno y vivían constantemente con una sensación de falsedad.

Son personas que desvalorizan sus capacidades y sus logros sin ser conscientes de ello.

En la mayoría de los casos el síndrome del impostor aparece en estudiantes que poseen excelentes notas y en profesionales con mucho éxito.

Qué es el síndrome del impostor

El síndrome del impostor (también conocido como síndrome del fraude) se considera un trastorno psicológico en el que las personas que consiguen lo que se proponen, son brillantes estudiantes y tienen una carrera laboral destacada son incapaces de reconocer que lo han consegido gracias a sus aptitudes y por sí mismas.

Es un malestar emocional asociado a la sensación de que una persona con éxito no se merece la posición que ocupa a nivel académico, social o laboral.

Es importante mencionar que el síndrome del impostor no es un diagnóstico que aparece descrito en ningún manual o guía médica.

Sin embargo, bajo ese término se suelen agrupar un conjunto de síntomas que pudieran causar un malestar emocional importante.  

Una actitud despectiva o crítica con las personas que han obtenido ciertos logros puede también contribuir a la aparición del síndrome del impostor.

Las personas con el síndrome del impostor asumen que sus logros son fruto de la suerte, una coincidencia o que simplemente son el resultado de una ayuda prestada por personas de su entorno.

Además, este síndrome puede también encontrarse relacionado con otros sentimientos de duda tales como:

  • Miedo al éxito
  • Auto-sabotaje
  • Miedo al fracaso

Esto implica un temor constante al aislamiento, el rechazo o a la exposición, no solo es un simple síntoma de baja confianza en sí mismo o una humildad excesiva.

A menudo este síndrome suele atacar en los momentos de éxito como por ejemplo:

  • El comienzo de un nuevo empleo.
  • Recibir una promoción o un premio.
  • Asumir responsabilidades.
  • Enseñar a otras personas.
  • Comenzar un negocio propio.

Grupos de riesgo del síndrome del impostor

Debido a las construcciones sociales y familiares las mujeres se enfrentan al síndrome de la impostora con mucha más frecuencia y mucha más intensidad que los hombres.

Aunque el síndrome del impostor es más común en las mujeres, los hombres también lo sufren.

Mujeres y hombres suelen percibir los desafíos, éxitos y fracasos de forma muy distinta.

Mientras que las mujeres suelen atribuir sus éxitos a causas temporales como el esfuerzo o la suerte, los hombres suelen tener muchas más probabilidades de atribuir sus éxitos al factor estable y a la habilidad interna.

Las mujeres por el contrario suelen explicar el fracaso como una falta de habilidad, en cambio los hombres lo atribuyen el fracaso con mayor frecuencia a la suerte o a la dificultad de la tarea.

La civilización occidental durante siglos ha creado una caja exclusiva para que las mujeres sean:

  • Madres.
  • Amas de casa.
  • Emocionales.
  • Cuidadoras.
  • Sensibles.
  • Además que sean mujeres menos involucradas en una carrera.

Lo que significa que las mujeres que son exitosas y que constantemente se encuentran logrando el éxito, deben explicar estos éxitos para poder adaptarse al el molde llamado sociedad.

En este contrato social suelen participar de manera inconscientemente tanto las mujeres como los hombres.

Las mujeres han sido condicionadas desde la infancia hasta la mediana edad a tener expectativas muy bajas en cuanto a los logros y al éxito.

Si una mujer cuenta con un rendimiento alto, inmediatamente cree que ese rendimiento alto es falso y que solo tuvo suerte, porque solo podría lograr eso un hombre.

Para el síndrome del impostor estas creencias arraigadas e intensas son el combustible necesario para que una mujer lo crea así.

¿Es el síndrome del fraude un problema exclusivo de las mujeres?

El síndrome del impostor no es un problema exclusivo de las mujeres, sin embargo es un padecimiento que ha afectado mucho más a mujeres de todo tipo y además se caracteriza por hacer dudar de las capacidades propias que tiene una mujer haciendo que muchas mujeres se sientan poco competentes y con una baja autoestima.

Muchas mujeres no se sienten suficientemente apta para ejercer un cargo o en los quehaceres laborales, y suelen generar una sensación de ser una impostora.

También incide el perfeccionismo en el desarrollo del síndrome del impostor, una necesidad de destacar y una excesiva autocritica, además del miedo al fracaso lo que se reduce en inseguridad.

El síndrome del impostor también posee cosas buenas que sirven a muchas mujeres para cambiar su estilo de vida, además puede ayudar a alejarse de ciertas situaciones que ocasionan estrés y abre caminos nuevos para poder comprender que no existe la perfección.

En definitiva las estadísticas demuestran que el síndrome del impostor afecta a hombres y mujeres, sin embargo a las mujeres les afecta en mayor medida por diferentes motivos. Veamos algunos de ellos:

  • Falta de expectativas.
  • No esperar tener éxito en distintos ámbitos.
  • El rechazo y las comparaciones.
  • Miedo a ser juzgada o a ser evaluada.
  • Sueles atribuir el éxito a la suerte.
sindrome-del-fraude

¿Qué es lo opuesto al síndrome del impostor?

Lo opuesto al Síndrome del Impostor es el denomiado efecto Dunning – Kruger.

Este es un fenómeno en donde las personas suelen carecer de competencia y se valoran a sí mismas como personas altamente competentes, siendo totalmente opuesto al síndrome del impostor.

En el año 1999, los psicólogos David Dunning  y Justin Kruger de la Universidad de Cornell en Nueva York, EEUU fueron los primeros en demostrar este fenómeno donde publicaron los resultados de los experimentos realizados en la revista Journal of Personality and Social Psychology.

La causa de este fenómeno se encuentra en una inhabilidad cognitiva que suelen presentar ciertas personas cuando tienen que reconocer su ineptitud.

En los experimentos que realizaron Dunning y Kruger, ambos psicólogos se centraron en áreas tales como:

  • Juegos de ajedrez
  • Deportes: el tenis
  • Compresión lectora
  • La conducción de automóviles

En cada uno de los casos se demostró que la ignorancia suele proporcionar con más frecuencia mucha más confianza que el conocimiento.

Esto significa en pocas palabras que las personas más ignorantes se consideran mucho más inteligentes de lo que son, y las personas que cuentan con mayores conocimientos son muchos más modestos cuando se trata de reconocer sus capacidades.

El Efecto Dunning –Kruger puede ayudar a las personas a conocerse a si misma, además de entender la actitud de ciertas personas, bien sea incompetentes como competentes, también puede ayudar a mejorar las relaciones con otras personas.

En definitiva, el efecto Dunning-Kruger es un mecanismo de autoprotección para los incompetentes, sin embargo para las personas competentes este efecto es una fórmula que normaliza sus capacidades y la extiende hacia los demás. 

Causas del síndrome del impostor

Dentro de las causas probables que pueden provocar el síndrome del impostor se encuentran:

  • La baja autoestima,
  • Falta de autorreconocimiento,
  • Sentimiento de fraude y
  • La falta de confianza.

Estas causas son internas según las afirmaciones de Pauline Clance, además existen también causas externas como lo son:

  • Los patrones familiares,
  • Estereotipos y
  • Las diferencias salariales.

Es importante mencionar que el síndrome del impostor se puede identificar a través de distintos síntomas como:

  • Creer que el éxito solo llega a través de un golpe de suerte y no por los propios méritos.
  • Una falta de reconocimiento del propio trabajo y esfuerzo.
  • Tener miedo y sentirse como un total fraude.
  • Demostración de inseguridad como estrés o mal estar emocional muy frecuente.
  • Ser muy exigente, lo que trae como consecuencia un enfrentamiento con altos niveles de ansiedad y algunos bloqueos mentales.
  • En cuanto al perfeccionismo, tener las expectativas muy elevadas.
suerte-sindrome-del-impostor

Origen del síndrome del impostor: infancia y género

El síndrome del impostor se trata de un fenómeno psicológico que suele aparecer cuando una persona no se considera merecedora de un éxito o logro propio. El origen del problema podría encontrarse en la infancia, sin embargo también puede ser un factor de género.

Su origen inicial se puede encontrar en la infancia, específicamente en aquellos niños que se le ha exigido perfección y en aquellos niños que han sido valorados por lo que han conseguido y no por lo que son. Las diferencias de géneros pueden considerarse como una de las causas del síndrome del impostor. 

Este síndrome es variable, sin embargo los psicólogos suelen atribuir su origen a cuatro principales razones:

  • Las dinámicas familiares durante la infancia, esto sucede cuando los padre suelen hacer comparaciones con sus hijos, es decir entre hermanos.
  • Los llamados estereotipos de genero, se da principalmente en las mujeres y esto se debe a la presión de ser madre y ser al mismo tiempo una profesional.
  • Las diferencias salariales, se da con el hecho devengar poco sueldo lo que provoca un sentimiento de valer muy poco, es decir la persona siente que no vale nada.
  • Una percepción de éxito, competencia y fracaso, esto suele traducirse en ser muy exigente consigo misma, también tiene que ver con compararse con todo el mundo.

Síntomas del síndrome del impostor

Cuando una persona sufre del síndrome del impostor suele presentar los síntomas que a continuación mencionaremos:

  • Las personas con el síndrome del fraude tienen la creencia de que sus éxitos y logros no se los merecen, estas personas consideran que sus logros y éxitos se dan debido al azar, la suerte, otros consideran que sus logros y éxitos se dan a causa de otras personas que les han ayudado a conseguirlos.
  • Cuando existe en las propias competencias falta de confianza y a esto le atribuyen el conseguir sus éxitos. 
  • Sentir miedo de que las otras personas puedan descubrir su fraude.
  • La inseguridad en el ámbito, laboral, académico y en las relaciones sociales.
  • Sentir una expectativa de fracaso en situaciones que previamente han superado con mucho éxito.
  • La motivación, esta en ciertas ocasiones puede reducirse y además puede estar asociada a la falta de confianza en si mismo.
  • Síntomas a nivel emocional de forma negativa que se da sin una causa aparente como: tristeza, desesperanza, ansiedad, entre otros.
tratamiento-sindrome-del-fraude

¿Cómo diferenciar entre baja autoestima y síndrome del impostor?

Cuando una persona tiene problemas de autoestima, a veces es difícil que la persona pueda verse a si mismo con alguien valioso.

No es lo mismo el síndrome del impostor que la baja autoestima o la falta de confianza, algunos investigadores han vinculado este síndrome con el perfeccionismo, lo que es muy común en las mujeres.

Quienes padecen el síndrome del impostor tienen una tenencia a minimizar y subestimar el éxito, mientras que las personas que son incapaces de aceptar sus propias habilidades y logros, están relacionadas directamente con la baja autoestima, son personas que sienten miedo al fracaso y una falta de confianza en si misma.

Cuando se tiene una buena autoestima suele repercutir de manera directa con su éxito laboral, es por ello, que cuando se desea emprender un negocio no se debe tener miedo al fracaso.

La falta de autoestima repercute en la eficiencia y la calidad, además influye en las relaciones con los miembros de la empresa, negocio u otros.  

Algunas de las sensaciones negativas que se pueden transmitir a través de la baja autoestima se encuentran:

  • El pesimismo.
  • La vulnerabilidad.
  • El desgano.
  • La apatía.
  • La culpabilidad.

Tratamiento del síndrome del impostor

No existe un tratamiento psicológico establecido para el síndrome del impostor, ya que no se encuentra confirmado como un trastorno psicológico, lo que significa que no se cuenta con una guía para su tratamiento.

Sin embargo, se puede intervenir para vencer el síndrome aprendiendo a regularlos. Es necesario que la persona que sufre del síndrome del impostor revise todos esos pensamientos que suelen aparecer cuando se encuentran en la fase de ansiedad o también llamados en psicología como distorsiones cognitivas.

Es necesario que la persona pueda aprender a identificar los pensamientos irracionales y ponerlos de vuelta en la realidad, esto puede ayudar a calmar la ansiedad, sin embargo las evitaciones y las compulsiones que se hacen y que son derivadas de las respuestas de la ansiedad, suelen contribuir al reforzamiento del síndrome y de la inseguridad que se tiene.

Algunos psicólogos proponen que el tratamiento del síndrome del impostor suele basarse en una psicoterapia que puede ser de larga duración o muy breve, esto sin lugar a duda va a depender de la problemática que se encuentre asociada al síndrome.

Es importante que se tenga en cuenta que el síndrome frecuentemente se encuentra asociado a las personalidades que son inseguras, con depresión y con muy baja autoestima.

También pueden utilizarse algunas técnicas coadyudantes de manera adicional como lo son:

  • El EMDR.
  • El Brainspotting.
  • El Focusing, estos como tratamientos psicológicos para la resolución del síndrome del impostor.

Cómo vencer el síndrome del impostor

El síndrome del impostor suele tener efectos que son bastantes negativos en las personas, es por ello que las personas que sufren de este trastorno deben vencerlo siguiendo los pasos que a continuación te mencionamos:  

La persona debe reconocer y aceptar que tiene el síndrome del impostor

Es muy importante admitir y aceptar que te encuentras afectada /o por el síndrome del impostor, para ello es necesario hablarlo de forma abiertamente, esta será una de las mejores maneras de enfrentarlo.

Se debe controlar la voz interior

Constantemente la voz interior es aquella que nos juzga y suele ser bastante fuerte en aquellas personas que tienen el síndrome del impostor.

Debido a esto es necesario e importante dominar esa voz y sobre todo enfocarse en los hechos que son concretos y no en los miedos.

Realiza una lista de los logros

Hacer una lista de los logros y de los elogios que ha recibido en su vida profesional, esta es una buena manera de lograr combatir los peores síntomas del síndrome del impostor.

Es importante aprender a aceptar los elogios

Las personas que sufren del síndrome del impostor suelen rechazar los elogios esto es algo muy característico en ellos, sienten que ser elogiados es algo inmerecido para ellos.

Para aprender a aceptar los elogios es necesario que las personas cambien los rechazos por gracias.

También es necesario que puedan celebrar  de manera abierta los éxitos profesionales y logros. En muy poco tiempo te irás dando cuenta que lo que haces forma parte de tu propio mérito.

Se debe adoptar una actitud de crecimiento

Para que esto ocurra es necesario que aprendas a diferenciar entre “No puedo hacer eso” y “Todavía no lo puedo hacer”. Nunca debes eliminar la posibilidad de realización.

Dejar que te ayuden

Es importante que puedas compartir tus problemas y sobre todo te dejes ayudar.

Vencer el síndrome del impostor es bastante simple, solo debes seguir los pasos antes mencionados para que puedas recibir la ayuda y resolver dicho síndrome.

Consejos para superar el síndrome del impostor

A continuación te mencionamos algunos de los consejos para que puedas superar el síndrome del impostor:

  • Conoce cuáles son los síntomas.
  • Debes ser consciente de que no te encuentras solo/a.
  • Aprende a distinguir entre la humildad y los miedos.
  • Debes dejar ir tu perfeccionista interior.
  • Es importante que seas amable contigo mismo.
  • Rastrea y monitorea tu éxito.
  • Habla del síndrome del impostor con un terapeuta, guía o con tu jefe.
  • A las nuevas oportunidades dile si.
  • Es importante que abraces el sentimiento y que lo dejes fluir.
  • Expresa gratitud.

Solo debes poner en práctica los consejos para que puedas superar el síndrome del impostor y en poco tiempo podrás notar cómo tu crecimiento profesional y personal se beneficia de forma positiva.

Tipos de síndrome del impostor

Existen 5 tipos diferentes del síndrome del impostor que a continuación te mencionamos

  • La perfeccionista: Quien padece este síndrome suele tener altos niveles de auto exigencia, lo que le produce una frustración muy grande. Este padecimiento suele ser identificado muy fácilmente porque son personas que suelen exigirse a sí misma metas que son imposibles de alcanzar provocándoles un desgaste físico y mental.
  • La experta: Son personas que suelen dudar de sus capacidades en todo momento, son ese tipo de personas que tienen tendencia a infravalorarse y aunque sean personas bien preparadas, nunca sienten que saben lo suficiente.
  • La superwoman: En este caso la mujer suele esforzarse muchísimo más de lo normal y suele adoptar en lo laboral, cargos que no les corresponde, produciéndole mucho estrés al esforzarse más de lo normal.
  • “Yo lo hago todo”: Son personas que su esfuerzo no radica en que sienten que deben esforzarse más de lo normal, y suelen tener mucho miedo en pedir ayuda, ya que podrían detonar un síntoma asociado a la debilidad. Son personas solitarias que suelen alejar a aquellas personas que son importantes en su vida.
  • La genia: Son personas que siempre deben ser la mejor y la primera en todo, este síndrome suele identificarse muy fácilmente, ya que las personas que lo sufren no toleran el fracaso y mucho menos segundas oportunidades, si llegan a fallar se castigan duramente y suelen experimentar una mayor frustración.

Consecuencias del síndrome del impostor

En el caso de que una persona sufra del síndrome del impostor el reconocimiento y el éxito nunca llegan a producirle satisfacción, lo que les produce un constante malestar asociado a las siguientes consecuencias:

  • Un miedo a ser descubierto/a como impostor/a en público.
  • Sentimientos de responsabilidad y de culpa y sentir que pueden haber engañado a los demás.
  • Sufrimiento constante, ansiedad.
  • Personas incapaces de disfrutar sus logros.
  • Una terrible sensación de que todo se puede realizar mejor y una sensación de que pudo hacerse mejor.

Cómo afecta a tu día a día el síndrome del impostor

Este fenómeno suele afectar a muchas personas en el mundo, haciéndolas sentir en su día a día como si fueran impostores, personas incapaces de reconocer sus logros y sus méritos personales.

A diario las personas con este síndrome le invaden sentimientos de incompetencia y de inseguridad, piensan siempre que el resto de las personas se encuentran mejor preparadas que ellas. Suelen rechazar los elogios y sienten que no tienen derecho de estar ahí.

Síndrome del impostor en el trabajo

En el ámbito laboral las mujeres que se encuentra bajo entornos académicos suelen sufrir niveles de síndrome del impostor ya que la mayoría sienten que no se merecen su trabajo.

Esto provoca reacciones que son exageradas como dar respuestas evasivas por temor a no ser capaces de realizarlo perfecto o invertir horas en exceso en trabajar en cuestiones que dominan perfectamente.

El amor y el síndrome del impostor

Las personas que sufren del síndrome del impostor se convencen que no son merecedores del amor y abandonan lo que podría llegar a ser una prometedora relación. Les causa temor y miedo que la otra persona pueda darse cuenta que es un fraude.

Las personas con síndrome del impostor suelen pensar  que la otra persona es ignorante, demasiado inocente o poco inteligente porque le gusta y porque encuentran algo bonito de ellas, este comportamiento suele afectar en el amor que se puedan tener.

Síndrome del impostor en la pareja

Cuando surge la voz de lo más profundo de su interior que hace que la persona se sienta que no son suficientemente buenos en la relación de pareja, impide que muestren su verdadero potencial y les afecta a nivel personal.

Una persona que sufre del síndrome del impostor suele sabotearse a sí misma, su relación de pareja y hasta salen corriendo antes de que se produzca el abandono y antes de que la otra persona pueda llegar a descubrir quien es.

Salir corriendo es un mecanismo de defensa para las personas que sufren del síndrome del impostor.

Dificultad para aceptar elogios y el síndrome del fraude

Este es un síntoma que lo sufren muchas personas que cuentan con mucho éxito en su vida profesional.

Es un momento de incertidumbre interior, estas personas no se felicitan al conseguir éxitos y recibir algún tipo de premio, por el contrario, suelen justificar sus logros no por méritos sino por un golpe de suerte o muchas veces suelen pensar que ha sido un error.

Estas personas suelen creer que realmente no son merecedoras de lo que consiguen.

Se puede convertir en un problema el fallo al interiorizar sus logros principalmente si se tiene como objetivo en avanzar en su carrera profesional.

El tener miedo de manera constante y de sentir que no estas a la altura pueden perjudicar tu potencial haciendo que dudes sin razón alguna cuando se trata de aceptar un elogio en tu carrera de forma positiva.

Comparación constante con otros

Este es un síntoma común en aquellas personas que sufren del síndrome del impostor, es algo inevitable el compararse, ya que es una manera sencilla de poder determinar sus capacidades. El problema suele darse cuando las personas se comparan y no suelen ser capaz de reconocer que las otras personas tienen fallos también. En el síndrome del impostor la variable con más detonante es la comparación con los demás.

causas-sindrome-del-impostor

Libros y escritores relacionados con el síndrome del impostor

Entre los libros y escritores relacionados con el síndrome del impostor tenemos los siguientes:

  • El síndrome del impostor – autor Mann, Sandi (Cuando nosotros mismos creemos que los logros que conseguimos  se deben a nuestra buena suerte y no a nuestras habilidades)
  • El síndrome de la impostora – libro de la autora Elisabeth Cadoche y Anne de Montarlot (¿Por qué las mujeres siguen sin creer en ellas mismas?)
  • Cómo superar el síndrome del impostor – digital por Aida Baida Gil (Aprende las estrategias para eliminar la inseguridad que te impiden progresar profesionalmente)
  • Imposter Phenomenon – libro Pauline Rose Clance
  • El síndrome del impostor (Spanish Edition)- libro por Evelio Martínez Cañadas

Dunning-Kruger

Los científicos Justin Krugger y David Dunning nos explican que las personas que poseen menos habilidades, conocimientos y capacidades tienden a sobreestimar sus conocimientos y capacidades.

Son personas que nunca se callan, los que siempre tienen sugerencias, los que suelen corregir siempre y los que se creen que son auténticos en un área. 

Este es sin duda el efecto contrario del síndrome del impostor, son personas que suelen imponer sus ideas como si estas fuesen verdades absolutas y hacen que las otras personas pasen por incompetentes.

Este es un fenómeno muy conocido en la psicología y los científicos Justin Krugger y David Dunning fueron quienes demostraron en el año 1999 este fenómeno publicando los resultados de sus experimentos en la revista llamada Journal of Personality and Social Psychology.

Sandi Mann

Es una doctora en psicología y profesora en la Universidad de Lancashire Central, en Inglaterra, allí enseña psicología clínica aplicada y otras disciplinas.

La doctora Sandi Mann dirige además su propia clínica MindTraining Clinic, que se especializa en el tratamiento que tiene que ver con los trastornos depresivos, y la ansiedad, además, la doctora  Sandi posee una acreditada formación en Terapia cognitiva de conducta.  Ha publicado más de 20 libros de psicología y además imparte conferencias por todo el mundo.

En su libro el síndrome del impostor explica como este síndrome afecta al 70% de la población, causando graves perjuicios en la autoestima de las personas.

Experimentos relacionados al síndrome del impostor

Nuevo experimento de Basima Tewfik, quien es profesora asistente de Estudios de Trabajo y Organización en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, ha considerado como un hallazgo reciente

“los comportamientos que exhiben los impostores en su intento de compensar sus dudas sobre si mismos pueden convertirlos en buenos en su trabajo”

De acuerdo con el hallazgo de Tewfik, esto significa que un rasgo que a la mayoría de las personas no les gusta de si mismas puede estar motivándolas a desempeñarse mejor.

Tewfik sostiene que uno de los principales puntos que definen el síndrome del impostor es la brecha entre cómo los individuos perciben su propia competencia y cuán competentes son en realidad.

Síndrome del impostor y los superdotados

Según el psicólogo francés Kévin Chassangre, el 70% de los superdotados que son intelectuales sufren del síndrome del impostor por lo menos una vez.

El psicólogo Kévin menciona que para todo hay un momento propicio como:

  • La entrada a la Universidad.
  • La llegada de una promoción en el trabajo.
  • El cambio de un cargo, entre otros factores como el día en que se vuelve padre. 

Entre la edad de 0 a 6 años se siente este deber de legitimidad con la familia o en la escuela y luego se vuelve a sentir en la adolescencia.

Los superdotados son a menudo lúcidos y perfeccionistas sobre ellos mismos, y suelen ver sus fallos y sus errores y esto hace que duden y que tengan una baja autoestima.

El caso también suele darse en mujeres superdotadas con una falta de éxito profesional.

Las mujeres superdotadas suelen fijarse mucho más en sus debilidades que en sus fortalezas, esto le genera un sentimiento de baja autoestima y en consecuencia suelen adoptar mecanismos como el síndrome del impostor.

error: ¡Contenido protegido!
Ir arriba