hafefobia

Hafefobia o el Miedo a Que te Toquen

5/5 - (27 votos)

El término Hafefobia etimológicamente viene del griego y significa “miedo a ser tocado”.

Por ello quienes la padecen sienten una gran ansiedad, un miedo totalmente irracional si son tocados.

No es algo momentáneo, este temor, como todas las fobias, puede prolongarse en el tiempo durante meses y afectar el normal desempeño de las actividades del paciente que la padece, sus relaciones familiares, laborales y sociales.

También se le conoce con otros nombres: hafofobia, hapnofobia, haptofobia, thixofobia, quiraptofobia.

Factores detonantes en la pandemia

La pandemia que padece la humanidad ha afectado a millones de personas alrededor del planeta, sin importar la edad, la raza o la clase social.

El temor al contagio, e incluso el temor a la muerte, ha despertado en muchas personas la hafefobia, el rechazo al contacto físico, por el gran temor de ser contagiados por el virus del covid-19.

Especialmente las personas más vulnerables de la sociedad, las personas mayores y los niños.

La información constante a través de los medios de comunicación y redes sociales, en la conversación cotidiana, ha aumentado la ansiedad entre las personas.

Otra fobia que se ha presentado a causa de la pandemia es la agorafobia, el miedo a los espacios exteriores o a las multitudes y el síndrome de la cabaña, no querer salir a la calle por el temor a la incertidumbre.

miedo-tocar

¿Cuándo volvamos a la normalidad, cómo puede afectar este trastorno a las relaciones sociales?

Debido al tiempo prolongado en que el virus ha afectado a las personas y a las relaciones sociales, es de esperarse que aún cuando la pandemia termine, quienes han desarrollado fobias como la hafefobia, no les sea posible dejar a un lado sus temores y la ansiedad excesiva que estos temores les producen.

Muchas personas podrían preferir el trabajo desde casa o estar preocupados si sus familiares salen al exterior, aún cuando sea necesario, para adquirir alimentos o medicinas, por ejemplo.

La pandemia ha generado en la sociedad, además de una gran angustia, un estrés prolongado.

El temor al contagio propio o de los seres queridos genera irritabilidad, depresión o trastornos como el insomnio, la dificultad para conciliar el sueño.

Causas de la hafefobia

En el actual contexto de pandemia la fobia surge como un mecanismo de defensa de la persona que la padece.

Al temor al contacto corporal por miedo al contagio, se une el miedo a entrar en contacto con espacios u objetos que puedan estar contagiados.

Ddebido a que nuevas mutaciones del virus son altamente contagiosas y pueden permanecer en espacios y superficies.

Por lo que un número considerable de personas, que se ven obligadas a salir a la calle, pueden presentar un temor excesivo a tocar el botón del ascensor, a abrir una puerta, coger el carro de la compra, o a rozar apenas a otra persona.

Y al regresar a sus casas, desinfectan cualquier objeto que hayan llevado consigo al salir o que hayan adquirido y así también sus ropas.

Los medios de comunicació han generado campañas que alimentan estos temores. Debido al altísimo número de contagios y muertes que ha generado el virus del covid-19.

Usualmente, las fobias pueden estar vinculadas con alguna experiencia traumática del pasado.

En la actualidad, pueden generarla personas que han padecido el virus o han perdido a algún familiar o ser querido a causa del virus.

Síntomas de la hafefobia

Hay diversos síntomas que pueden indicar que  una persona padece hafefobia.

Señala la doctora Mae Wood los siguientes:

A nivel cognitivo: Tener miedo a enfermarse o a morir, tener miedo de perder el control, tener preocupaciones constantes, anticipaciones negativas, obsesiones, presentar falta de concentración.

Nivel físico: presentar palpitaciones, aumento en la frecuencia cardíaca, sudoración, opresión en el pecho, presentar molestias estomacales, presentar entumecimiento de las articulaciones, dificultad para tragar los alimentos, sentir sofocos, escalofríos o temblores.

A nivel motor: comer o beber en exceso, el llanto, la repetición obsesiva de movimientos sin una finalidad concreta, el comerse las uñas, el bruxismo.

miedo-al-contacto-fisico

¿Cuándo es la hafefobia un problema (o el miedo a ser tocados) un problema preocupante?

En caso de que el trastorno le impida a la persona desenvolverse con normalidad en sus relaciones interpersonales y realizar sus actividades familiares, sociales o de trabajo, es necesario buscar ayuda psicológica profesional, animar al paciente a acudir a un servicio de salud público.

Como efecto de la actual pandemia vinculada al covid-19 algunas personas evitan incluso que sus propios hijos los toquen, por temor a contagiar luego a sus padres, que al ser personas mayores corren un mayor riesgo de muerte.

Tratamiento de la hafefobia

Existen diversos tratamientos psicológicos que han resultado eficaces para tratar a las personas que padecen hafefobia.

Entre estos tratamientos destacan la terapia de exposición, así como la terapia cognitiva y de difusión, las cuales pueden ayudar a la persona a trabajar los pensamientos irracionales que invaden su mente.

A través de la terapia cognitiva conductual se orienta al paciente para que pueda modificar el procesamiento de la información y pueda así focalizar su atención en otros estímulos distintos a los que le producen la fobia.

Igualmente, señalan los especialistas, pueden ser muy útiles las técnicas de relajación como la técnica muscular de Jacobson.

El ejercicio físico puede ser también de utilidad, debido a que ayuda al paciente a relajarse y que sus pensamientos no sean tan negativos.

Es realmente importante que el paciente reciba apoyo de su entorno familiar y más cercano, que quienes le rodean puedan darle apoyo emocional, validando su malestar, tratándolo con respeto.

Una forma de ayudarlo es animándolo a salir a la calle.

Diagnóstico de la hafefobia

Para diagnosticar si una persona padece hafefobia es necesario acudir a la consulta de un especialista en salud mental, un psicólogo clínico o un psiquiatra.

Como ha señalado la doctora Mae Wood, destacada especialista de la clínica Nuestra Señora de la Paz, el paciente que padece hafefobia presenta un cuadro clínico durante al menos seis meses, durante los cuales ha presentado un miedo o ansiedad intensos al ser tocado, e incluso puede producirse esta reacción ante el solo pensamiento de que alguien pueda tocarlo.

La persona debe reconocer que su reacción es realmente desproporcionada y necesita apoyo especializado.

Consejos para superar el miedo a que te toquen

Como ya hemos señalado es muy importante el apoyo familiar para ayudar a las personas que padecen hafefobia.

El paciente debe ir dando pequeños cambios conductuales, una vez que entiende cómo funciona la ansiedad, ir ganando seguridad, hasta lograr acercarse a otras personas. Inicialmente, la persona va a seguir sintiendo ansiedad las primeras veces, pero de igual modo debe intentarlo, comprendiendo que está exagerando la amenaza que le provoca esa ansiedad.

Es importante identificar los pensamientos y las emociones que generan esta fobia, para poder enfrentar el miedo. Observar las actividades que se han dejado de hacer debido a la ansiedad y marcarse pequeños objetivos que permitan obtener la sensación de confianza y control para superar el problema.

Tipos de hafefobia

Expresa el doctor González Sánchez al respecto que “todos los problemas de salud mental hay que entenderlos en la singularidad de cada individuo y sus circunstancias”, no se han establecido tipologías propiamente de este trastorno.

miedo-a-que-me-toquen

Miedo al contacto físico en niños y ancianos

Al ser los miembros de la sociedad más vulnerables frente al virus del covid-19, los niños y los ancianos han sido también los más protegidos, para evitar que se contagien, afectando profundamente, en un tiempo bastante prolongado, su interacción con otras personas, aislándolos del entorno social.

A esto debemos unir la posibilidad de padecer hafefobia, el temor a ser tocados, aún por su círculo familiar, y contagiarse con el virus.

Para los niños, especialmente, estar tanto tiempo en casa, está generando secuelas emocionales tales como irritabilidad o depresión, los más pequeños empiezan a asociar el contacto físico con el peligro.

Hafefobia en el cine

Una de los ámbitos más afectados por la pandemia del covid-19 ha sido sin duda el ámbito del arte y el espectáculo.

Muchas filmaciones se han suspendido al contagiarse los actores, muchos teatros tuvieron que cerrar sus puertas, muchas giras musicales debieron suspenderse.

Tom Hanks y su esposa Rita Wilson fueron de los primeros miembros del mundo del espectáculo en contagiarse, mientras se encontraban en Australia, trabajando en la producción de una película sobre Elvis Presley.

Muchos estrenos fílmicos se han postergado debido al temor al contagio o se realizaron vía streaming. Actores y músicos de todo el mundo han fallecido por causa del virus.

No es de extrañar que la hafefobia haya surgido entre los actores. Películas como “Contagio”, protagonizada por Gwyneth Paltrow y “Doce monos” y “Los sustitutos” ambas protagonizadas por Bruce Wlillis, hoy parecen documentales.

La pandemia del covid-19 cambió para siempee nuestras vidas.

La hafefobia, es una de las secuelas que este cambio ha producido. A los seres humanos nos toca adaptarnos a esta nueva realidad y salir adelante de la mejor manera posible.

También te interesa…

error: ¡Contenido protegido!
Ir arriba